El riesgo del Juicing

shutterstock_519969535

Desde ya hace varios años la moda de hacer “juicing” ha estado en aumento, esta dieta dice ser desintoxicante y se basa en consumir  únicamente jugos durante 3 a 6 días.  Repletos de vitaminas, minerales y antioxidantes, los jugos son reconocidos como bebidas saludables. Junto con proporcionar una fuente concentrada de nutrición, el jugo es una manera conveniente de infundir a su dieta alimentos vegetales saludables, sin embargo basar una dieta alimentaria de únicamente tomar jugos es un riesgo muy grande para la salud. Si comes saludablemente la mayoría del tiempo, tu cuerpo se desintoxica naturalmente todos los días, sin necesidad de sólo tomar jugos por varios días.

 

Las personas debemos de consumir una dieta balanceada, la cual debe incluir alimentos de todos los grupos, así mismo para que nuestro estómago e intestinos funcionen correctamente debemos darles fibra tanto soluble como insoluble para que hagan correctamente sus funciones; una dieta a base de únicamente jugos descarta la posibilidad de nutrir a nuestro cuerpo con diferentes grupos de alimentos, minerales y vitaminas. Debido a que el jugo no tiene la fibra contenida en las frutas y verduras enteras, tu cuerpo absorbe el azúcar de fructosa más fácilmente, lo que puede hacer que se eleven los niveles de azúcar en la sangre. El remedio a esto es utilizar más verduras en los jugos y el uso de poca o ninguna fruta. Es preferible comer o la fruta entera.

 

El juicing no es aconsejable para personas que sufren de diabetes, anemia, trastornos alimenticios, deficiencias nutricionales, problemas renales, hipoglucemia o someterse a quimioterapia, y las mujeres que están embarazadas o lactando.

 

Dentro de el riesgo del Juicing se encuentra:

  • Desbalance de minerales en el cuerpo.
  • Falta de proteína que detiene la regeneración celular.
  • El exceso de Vitamina K de las hortalizas verdes pueden adelgazar demasiado la sangre.
  • El ácido oxálico (que se encuentra en el perejil, las espinacas, betabeles, acelgas, etc) se une con el calcio para formar cristales de oxalato que pueden causar obstrucción renal, no se recomienda para personas con cálculos renales, gota, o artritis. Es importante moderar su consumo.

 

Además de los riesgos hay algunas razones extra para evitar esta práctica:

 

  • No se crea un hábito alimenticio correcto… recuerda que crear el hábito es lo más importante en un plan de alimentación bien llevado.
  • No se utilizan los músculos maxilofaciales, lo que podría afectar su función.
  • No se aprovecha la fibra de la fruta y elevan el índice glucémico.
  • Cuando regresamos a la dieta habitual, puede haber una subida abrupta en el peso.
  • No existe el aporte de proteína indicado.