Propiedades del jitomate

shutterstock_267812054

Existen muchos tipos de jitomates, de muchos colores, chicos, grandes, redondos y ovalados, aunque todas las variedades proveen de diferentes nutrientes al cuerpo, en general, los jitomates de cualquier tipo son una muy buena opción. Todos son ricos en agua, bajos en calorías y ofrece una buena cantidad de vitaminas A, C y K. Los jitomates están en temporada todo el año por lo que son muy fáciles de conseguir.

 

Algunos de sus beneficios son:

 

  • Aportan betacarotenos y vitamina C que funciona como antioxidante para neutralizar los radicales libres.
  • Contienen vitamina B y  potasio que ayudan a regular la presión sanguínea.
  • Es una excelente fuente de  Licopeno, este es un fitoquímico que pigmenta al jitomate y que puede ayudar a prevenir el cáncer, principalmente el de próstata, pulmón y vejiga.

 

¿Cómo elegirlos? Elige los jitomates con colores muy vivos. Los rojos, naranjas, amarillos brillantes y los morados. Deben tener la piel lisa ,sin arrugas, grietas, moretones o puntos blandos. No deben tener una apariencia hinchada, ya que esta característica se asocia a menudo con un sabor inferior y también puede resultar en exceso de residuos durante la preparación.

 

¿Cómo comerlos? Los jitomates crudos tienen paredes celulares gruesas que hacen que sea difícil para nuestros cuerpos absorber el licopeno. Cuando están calientes y junto con aceite (por ejemplo de oliva), su absorción es más fácil y rápida, así que una salsa es excelente opción para aprovechar el licopeno mejor.

 

Evita refrigerarlos:

Para que un jitomate conserve su delicioso sabor característico es importante que se mantenga a temperatura ambiente ya que si se refrigera, se verá acelerado el proceso de maduración, perdiendo un poco ese sabor.