Edulcorantes artificiales

shutterstock_320254754

La sucralosa es un edulcorante sin calorías que se utiliza  como sustituto de azúcar en más de 4,000 alimentos y bebidas alrededor del mundo. Se elabora a través de un proceso que comienza con el azúcar y reemplaza selectivamente tres grupos de hidrógeno-oxígeno de la molécula del azúcar por tres átomos de cloro. No es un producto natural, aunque la sucralosa se elabora a partir del azúcar, la molécula de azúcar es modificada químicamente para elaborar la sucralosa, que está clasificada como un edulcorante artificial.

 

Diferentes exámenes han mostrado que la resistencia a la insulina aumenta hasta en un 20% después de ingerir el sustituto del azúcar. La causa se remonta a las bacterias intestinales y cómo la sucralosa y otros edulcorantes artificiales pueden alterar sus ambientes.

 

Un estudio publicado en el Journal of Toxicology and Environmental Health, encontró que la sucralosa reduce la cantidad de bacterias buenas (flora intestinal) en el intestino hasta  un 50%, desbalancea el nivel de pH del cuerpo y  puede afectar a una proteína que cumple funciones vitales en el organismo.

 

Desde tiempo atrás, se sabía que los edulcorantes artificiales:

 

-Estimúlan el apetito
-Aumentan los antojos de carbohidratos
-Estimulan el almacenamiento de grasa y favorecen al aumento de peso

 

Ahora, actualmente gracias a los testimonios de los consumidores, se puede determinar  que tienen muchas más afecciones a la salud, entre las que destacan: alteraciones en la piel, pulmones, cabeza, nariz, estómago, corazón, neuronales y mas.

 

Puedo recomendarte endulzar tus alimentos con miel de abeja o agave o Estevia, en vez de utilizar azúcar o sucralosa ya que estos últimos tienen fuertes repercusiones a largo plazo.