¿Cómo usar la cúrcuma?

shutterstock_186042809

La cúrcuma es una especia que se produce a partir de los tallos subterráneos de la planta Curcuma longa, que se relaciona con el jengibre. La cúrcuma se ha utilizado durante miles de años en la medicina ayurvédica, en la India y en el Medio Oriente. Lo que caracteriza a la cúrcuma además de sus propiedades nutricionales, es el color amarillo hermoso de entre curry y mostaza.

 

La cúrcuma aporta el 26% del requerimiento diario de manganeso y el 16% de hierro.

 

Es también una excelente fuente de fibra, vitamina B6, potasio y contiene buenas cantidades de vitamina C y magnesio.

 

Algunos beneficios para incluir en tu dieta son:

-Ayuda a mantener los niveles saludables de colesterol

-Reduce la probabilidad de sufrir trombosis o infarto al miocardio

-Suprime la formación tumoral, previniendola del cáncer

-Aumenta la formación de bilis, ayudando a emulsificar y digerir las grasas que ingerimos

-Evita la oxidación de lipoproteínas de baja densidad, previniendo enfermedades cardiovasculares.

-Inhibe la replicación del VIH

-Protege contra la formación de cataratas.

 

En realidad el consumo habitual  de curcuma podria modular mas de 150 funciones corporales, incluyendo la antiinflamatoria, antimicrobiana y anti cancerígena,  junto con todos sus beneficios.

 

De sabor es un poco amargo, sin embargo se puede utilizar en diferentes guisado, caldos, cremas, consomés, sopas,  verduras de hoja verde y demás.

 

Un método para aumentar la absorción de los nutrientes del curcuma es hacer una microemulsión mediante la combinación de una cucharada del  polvo con 1 yema de huevo y una cucharadita de aceite de coco derretido . Después batir todos los ingredientes. O también puedes también probar con esta receta de “leche dorada”.

Puedes probarla, sin embargo, por ser una especie tan potente se recomienda consultar a su nutriólogo antes de consumirla de manera regular.