¿Cómo incorporar hábitos saludables?

shutterstock_271251743

Pareciera que incorporar hábitos saludables a tu vida cotidiana es de lo más difícil, pareciera que nunca se tiene el suficiente tiempo como para ser saludable, sin embargo no nos damos cuenta de que ser o no serlo nos tomaría exactamente el mismo tiempo.

 

Lo más importante para incorporar hábitos saludables a la vida cotidiana no es tal cual el incorporarlos, sino el hacer el cambio de un hábito poco saludable por uno más saludable. Por ejemplo, si siempre a medio día te comes una bolsa de papas (mal hábito) cambia ese snack por  un vaso de zanahoria y jícama rallada (hábito saludable).

 

  1. Hacerlo consciente:  Tómate el tiempo una semana de anotar en una libreta todos los hábitos que podrías mejorar durante el día, anota la hora, en lo que consiste y la razón por la que sientes que estás haciendo eso.

 

  1. Metas reales:  No intentes cambiar todo de una vez porque te parecerá mucho más complicado de lo que en realidad es. Piensa en los hábitos que se te hagan más fácil cambiar y empieza por esos, si te planteas metas muy difíciles es más probable que termines dándote por vencido.
  2. No retrocedas:   Es muy fácil pensar que porque lo estas haciendo muy bien mereces una recompensa por ello, como comerte una rebanada de pastel o alguna otra cosa. Si decides comerte una rebanada de pastel, disfrútala y hazlo con conciencia.
  3. Lleva tu bitácora:   Escribir tus éxitos te puede ayudar a que el día de mañana en una falta de inspiración o fortaleza, puedas retroceder a leer lo bien que te sentías haciendo ese cambio.
  4. Sigue mejorando:  Cuando ya hagas de tu alimentación un hábito saludable, mantente así y continúa manteniendo tu buena salud y comiendo conscientemente.