Candidiasis

shutterstock_324789386

El balance de microorganismos presentes en el intestino ayuda a digerir los alimentos y a regular la función del tracto intestinal, compuesto en su mayoría por bacterias benéficas encargadas de la absorción de algunos nutrimentos y controlando la acidez natural intestinal, formando así un ecosistema complejo que se autorregula a sí mismo; también este balance de microorganismos juega un rol muy importante dando soporte al 70% del sistema inmunológico.

El uso descontrolado de antibióticos, anticonceptivos orales o el consumo de azúcar en exceso podría alterar este balance de la microbiota.

Candida es una de las bacterias que viven de manera natural en la flora intestinal, pero como mencionamos anteriormente, si este balance se ve alterado, comienza su expansión a lo largo del tracto gastro-intestinal, alimentándose de azúcares, residuos químicos y medicamentos.

Mientras ésta vive y se alimenta abundantemente, va desechando “como cualquier otro ser vivo” desechos/mico-toxinas de las cuales el cuerpo se va inundando; estas mico-toxinas son reconocidas como extrañas por el organismo y en defensa las encapsula en forma de triglicéridos, que se van a fijar a los tejidos, donde se verán reflejados en el peso y estado de salud de la persona, que para entonces ya tiene candidiasis.

Los síntomas adjuntos que vienen presentes en la candidiasis van desde el cansancio, mareo, falta de concentración y demás afecciones adyacentes a la falta de energía:

-El hígado que es el encargado de metabolizar muchos nutrientes, sin embargo en este momento gasta su propia energía para metabolizar estas mico-toxinas.

-Candida se está robando la energía proveniente de los carbohidratos que ingerimos.

Tratar esta afección involucra compromiso y un amplio conocimiento del tema, pues muchos de los pacientes utilizan enjuagues bucales y cremas tópicas para disminuir los signos que se hacen presentes en boca y/o vagina, no obstante el problema se debe tratar desde la raíz. Es necesario matarle de hambre, a través de un plan de alimentación estricto donde se eliminaran por completo los azucares simples y harina refinadas, apoyándose de fungicidas y antivirales.

Para cuando el tratamiento de candidiasis haya hecho efecto, será necesario tomar en cuenta ciertas medidas preventivas para no recaer en esta molesta y frecuente infección.

-Evitar consumir alcohol con frecuencia

-Evitar el estrés a través de técnicas de relajación

-Mantener un peso saludable

-Darle soporte al sistema inmunológico

-Evitar el consumo excesivo de azúcares simples y harinas refinadas

-Evitar el uso innecesario de antibióticos, anticonceptivos orales y esteroides.