5 características de una alimentación correcta

shutterstock_367400414

Hoy en día existe mucha información sobre dietas en internet y todo el mundo tiene una opinión, sin embargo el intentar dietas lleva consigo un riesgo, ya que la gente suele caer en la obsesión por perder grasa dejando a un lado la salud y cumpliendo retos que podrían desencadenar una serie de afecciones a corto o largo plazo.

 

Es importante concentrarse en mejorar la salud, no en perder peso a corto plazo, recuerda que un peso adecuado es el reflejo de una alimentación saludable y no al revés.

 

Se trata de mantenerse saludable mediante la toma de decisiones inteligentes, disminuyendo el tamaño de las porciones de alimentos con alto contenido calórico, limitar el consumo de grasas saturadas, azúcares simples y harinas refinadas, comer alimentos naturales como frutas, verduras y granos enteros, así como reducir el consumo de  alimentos procesados en la dieta.

 

Aunque una dieta saludable puede abarcar una amplia variedad de estilos de alimentación, hay algunas características que se destacan:

 

Completa.-

Existen 3 grupos de alimentos, lípidos, carbohidratos y proteínas; es importante que consideremos estos 3 grupos en cada tiempo de comida.

 

Suficiente.-

Que cumplan con los requerimientos de cada nutriente, para fortalecer al organismo.

 

Variada.-

Que incluya diferentes alimentos de cada grupo de comida, por ejemplo de verduras: variar los colores de las verduras ya que obtienen diferentes nutrientes cada color.

 

Adecuada.-

Ajustada a los recursos económicos, cultura y gustos de cada persona. Siempre hay variedad para todos, es prácticamente ilimitado.

 

Inocua.-

Libre de microorganismos dañinos, toxinas y contaminantes, esto quiere decir que todo debe ser bien lavado y desinfectado.

 

Equilibrada.-

Que los nutrimentos guarden sus proporciones apropiadas entre sí. En el plato: 50% vegetales, 25% cereales (integrales de preferencia), 25% proteína.

 

Una de las maneras más sencillas de seguir la dieta correcta es preparar y planificar la comida desde antes y deshacerse de los alimentos procesados.

 

Ahora que sabes, a ponerlo en práctica.